D4. Mi segundo día en Tokio

D4. Mi segundo día en Tokio

El domingo 16 de diciembre fue mi segundo y último día en Tokio, no me queria ir sin conocer algunos museos y parques por lo que investigué en Tripadvisor que opciones existían cerca. De pequeño tuve la oportunidad de viajar con mi padre a Europa y conocer algunos de los mejores museos en ese continente. Mi favorito y por mucho fue el Museo del Arma en París, no soy una persona de arte y danza por lo que ya verán que opciones escogí en este viaje.

Salí del Airbnb a las 9:00 a.m. en dirección a Meiji Jingu Gaien, un parque deportivo que alberga el principal estadio de béisbol (en construcción) de Japón. La temporada en diciembre en Tokyo es otoño, a pesar del frío (8 grados Celsius) puedes ver a muchas personas haciendo ejercicio en el sector, inclusive habia una carrera en los alrededores.  

Meiji Jingu Gaien

Si hay algo que me apasiona y no puede pasar desapercibido es el deporte, durante muchos años fui deportista profesional de Gotcha (si es un deporte) y entiendo la pasión que se siente estando dentro de un partido. Si me ponen un televisor enfrente con cualquier deporte prácticamente pierdo la atención, ya se imaginan ese sentimiento al ver algo “en vivo” en el lugar.

Me encontré con un partido de béisbol de ligas infantiles, éste deporte es el más popular en Japón. Es impresionante el nivel que tienen los niños desde pequeño, compré un hot dog y me senté durante unos cuantos innings a disfrutar el juego junto a sus padres 🙂

Béisbol, el deporte más popular en Japón.

Luego de disfrutar Meiji Jingu Gaien decidí partir hacia el Museo Samurai en Shinjuku, el museo cuenta con varias salas con réplicas y accesorios originales de las diferentes eras de los Samurai. El recorrido dentro del museo es corto (1 hora) pero gracias al guía tienes la oportunidad de ampliar tus conocimientos sobre esta cultura. Desconocía totalmente que George Lucas fue inspirado por esta cultura para la creación de Star Wars y principalmente la creación y vestimenta de Darth Vader o el hecho que los cuernos en los trajes se usaban para aumentar “la altura” del guerrero. Cada traje tenía características especiales del guerrero que lo usaba, como por ejemplo el color rojo significaba riqueza y en los cascos algunos deseaban replicar a los animales o demonios con los cuales se identificaban.

Museo Samurai en Shinjuky

En la última sala tuve la oportunidad de ver una demostración del uso de la Katana (espada Samurai) y de tomarme una foto con una réplica de un traje.


Adachi “Chapín” Yasumori

Me reuní con Ikumi por la tarde y me aconsejó que fueramos a un Templo sagrado de la religión Shinto. Creo que todos desconocíamos esta religión ya que creemos que solo existe el Budísmo por estos sectores. Shinto es la religión más antigua y principal de Japón, no es permitido tomar fotografías dentro de los Templos pero es interesante el hecho que debes lavar tus manos y boca antes de ingresar a estos lugares sagrados como signo de purificación.

Ingreso a templo Shinto

Cerca del templo Shinto se encuentra un museo de la Segunda Guerra Mundial, no logramos llegar a tiempo para el último tour pero tuve la oportunidad de tomar una fotografía de los famosos “Zetas” utilizados durante esta guerra por el ejército japonés. Los mismos eran tan pequeños y rápidos en comparación con los del enemigo lo que hacía muy díficil derribarlos. Eran unos de los aviones utilizados durante la guerra por los Kamikaze (viento divino o unidad especial de ataque) para sus ataques suicida.

Avión “Zero”

Como última parada del día fuimos al área de Shibuya a comer Sushi. No soy un persona de Sushi pero como les dije en mi post anterior vengo con la mentalidad de probar de todo. Algunos me gustaron mucho y otros sin comentarios :/

Sushi Set en Shibuya

Bueno así terminó mi última noche en Tokio, le agradezco a Ikumi por todas sus atenciones y ya sabes que tienes un amigo más por el mundo. Espero verte en Guatemala o en algún otro pais durante los próximos años. Gracias a todos por leer y compartir.

Mi nueva amiga: Ikumi


1 comentario en “D4. Mi segundo día en Tokio”

Deja un comentario